"Lo mejor aún está por verse"

martes, 3 de marzo de 2009

La Biblia habla de Autoestima

Cada día me es necesario leer, pero lo que leo debe tener un tinte mas bien de crecimiento interior. Disfruto del mensaje positivo que llega a mover el alma.
La Biblia es un libro que todo el tiempo, me toca el corazón y el alma porque en ella me parece que encuentro la vida.
Pues hoy día sin excepción tome mi libro (la Biblia) y me puse a leer el primer libro del profeta Samuel. Qué sorpresas me encontre, acciones que me pusieron a reflexionar acerca de lo sucedía en la vida del Rey Saúl.
El Rey Saúl fué el primer Rey que tuvo el pueblo de Israel. El Libro lo describe como un hombre muy alto, se dice que el hombre mas alto que podía parecerse a él, solo le llegaba a los hombros.
Se dice que era un hombre mas bien pelirojo, guapo, le caia bien a la gente. Aunque también era medio flojito y tomaba decisiones muy alocadas y repentinas. Sin embargo era un hombre fuerte.
Pues este hombre con todo y los atributos que tenía, además del maravilloso título de ser Rey. Ante sus ojos él se consideraba muy poca cosa. La Biblia dice que a sus ojos él mismo se veía como muy chiquito.
Ahora trasladando estos comentarios y sentimientos a la vida de hoy día, me encuentro con la misma enfermedad en las personas. Una baja autoestima.
Aún viendo el potencial de la personas, la personalidad, el carisma y muchos atributos maravillosos, las personas se consideran a sí mismas muy poca cosa. A esto yo le llamo la enfermedad del Siglo.
¿Qué es necesario hacer para cambiar esa manera de pensar y de sentir?
1. Añade valor a tu sentir. Todos sabemos darle valor a las cosas, incluso a los animales. Ese mismo sentir trasládalo a tu corazón. Añadete valor a TI mismo.
2. Deja de criticarte, de burlarte de ti mismo. Más bien aprende a felicitarte a hablar bien de ti mismo a tu ser interior. Al verte frente al espejo háblate bien, dite palabras buenas que te edifiquen.
3. Antes de salir de casa convéncete de la persona maravillosa que eres. Primero tienes que creerlo tu para que los demás sientan lo mejor de ti.
Cambia tu vocabulario y busca palabras buenas para tu mente, para tu boca, para ti.
4. Vistete bien, tu pariencia dice mucho de ti, cuando te mires al espejo la primera persona que se tiene que aprobar eres tú.
5. Esfuérzate, ámate, volárate y has lo imposible por darte tu lugar siempre.

La lectura bíblica se encuentra en el Primer Libro de Samuel capitulos 9,10,11, 13 y 15

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Loading...